El Tabaco y Otros Suicidios Progresivos

El Pater

0

Nov 7, 2019

La nicotina es la tercera sustancia conocida más adictiva sobre la faz de la tierra. Junto con el alcohol, es la droga que más víctimas mortales produce en España. La Organización Mundial de la Salud prevé que para 2030 la factura se extienda a 8 millones de personas al año. En 2008, definió al tabaco «como la principal causa en el mundo de muerte evitable». Uno de cada dos fumadores morirá a causa del tabaco.

Teniendo en cuenta que no se puede ser feliz si estás muerto, me gustaría compartir contigo la estrategia que seguí para dejar de envenenarme y de pagarle los yates/aviones/islas/gobiernos a los accionistas de las gestoras de fondos de inversión que poseen tanto Philip Morris como Altria, los peces gordos, entre otros.

MI HISTORIA

Tras haber intentado dejar esta mierda varias veces y haberlo conseguido por fin, me gustaría que me dejaras contarte mi historia.
Yo también fumaba un paquete de cigarrillos diarios, arrancaba la jornada con un café y un cigarrillo y me encontraba nervioso si me veía obligado a permanecer en un evento durante más de una hora sin poder fumar. Obviamente mi energía se encontraba mermada, mi concentración alterada, mi forma física por los suelos y mi autoestima francamente afectada, puesto que tenía claro que fumar era una soberana gilipollez.

Tenía la certeza de que el tabaco servía para algo, me relajaba, me dotaba de un aire masculino interesante, me ayudaba a controlar mi peso. En fin, todos esos eslóganes que los señores publicistas que cobran diez veces más que tú y que yo nos han vendido desde que la Revolución Industrial dio lugar a su distribución y promoción masiva. Letal.

Mi opinión es que la causa de todo este lento y autodestructivo suicidio se podía resumir en una frase lapidaria…

TU MENTE TE PONE LOS CUERNOS

Para simplificar, diremos que la mente es el conjunto de aplicaciones que tenemos instaladas en nuestro smartphone biológico (cerebro) y que nos permiten percibir, recordar, considerar, evaluar, decidir etc…

Como hemos dicho, estas aplicaciones están instaladas en nuestro hardware cerebral y tienen una función principal, que es nuestra supervivencia; con el fin de reproducir nuestros genes. Estos es, nuestro cerebro tiene la misión de que sigamos vivos y follemos.

El tiempo corre, los recursos escasean, los tigres te quieren morder el culo y tu cerebro necesita mantenerte a salvo consumiendo poca batería.
Dirás:
– ¡Pero en mi barrio no hay tigres y los chinos me venden bolsas de Trisketos 23 horas al día!
Tienes toda la puta razón, pero tu cerebro no lo sabe porque es un poco Nokia. Se han encontrado fósiles de hace 35.000 años con la misma estructura que tu melón y del mío.

¿Cuál es la manera que tiene nuestro cerebro de ahorrar energía? Pues utilizando atajos, relacionando, tirando de memoria y de afirmaciones que doy por ciertas aunque no sepa por qué. Aquí entra en juego lo que sabemos aunque no sepamos que lo sabemos: el maravilloso mundo de lo inconsciente.

El Inconsciente, artista anteriormente conocido como Subconsciente, es la parte de la mente cuyo contenido nos pasa desapercibido. Siguiendo con la metáfora de tu móvil; hay cosas que ves en pantalla y cosas que no ves pero afectan al funcionamiento del aparato. Si no me crees, consulta el consumo de batería y comprobarás la cantidad de procesos que consumen energía y no sabías que se ejecutan en “background”.

Todo esto conduce a una verdadera putada de conclusión: tu mente tiene un montón de mierda oculta que se ha acumulado durante años y que quiere que sigas fumando hasta matarte, porque nuestros amigos que se forran con el tabaco se han encargado de instalar todo eso sin que lo notes.
Por eso tu mente te pone los cuernos, con las tabacaleras.

LO QUE FUNCIONÓ TRAS SIETE INTENTOS FALLIDOS

Mi plan se basó en atacar al enemigo en todos los ámbitos posibles. Addición física, psicológica, relaciones sociales e incluso se podría decir que espiritual.

En cuanto al plano físico, lo que a mi me ayudó fue una reducción progresiva antes de dejar definitivamente la sustancia. No tolero bien la ansiedad y no tengo un músculo de voluntad como el rabo de Nacho Vidal. Además, creo que hidratarse bien y hacer una dieta rica en vitaminas es un plus. Intenté moverme todo lo posible. El ejercicio físico es un antidepresivo y ansiolítico natural y ayuda a superar el síndrome de abstinencia de cualquier sustancia. Que no te vendan la moto, algo de mono vas a tener, pero puede ser tolerable e ir mermando con el tiempo. Los primeros días de consumo 0 utilicé chicles de nicotina. Luego, progresivamente, las ganas desaparecieron.

El aspecto psicológico es lo que la mayoría de intentos fracasados ignora y en lo que creo que aprendí más de esta experiencia. La adicción es en gran medida psicológica y se ha fraguado desde que tenemos uso de razón y recibimos mensajes positivos sobre el tabaco. De esto se ha encargado la publicidad (que pagan los peces gordos), la gente que te rodea (a la que también ha engañado los peces gordos) y los modelos de comportamiento del cine, la televisión y los medios que financian, adivina… ¡Las tabacaleras que ponen la pasta! = PECES GORDOS.

Para deslavarme el cerebro, tiré del excelente trabajo de Allen Carr en su libro ya clásico Es fácil dejar de fumar, si sabes cómo, que creo que trabaja de puta madre el inconsciente y tiene razón en la mayor parte de lo que afirma.
Como Mr. Carr era contable y creo en la puta ciencia (sí, la tengo pequeña, conduzco mal y creo en la ciencia) busqué algún programa gratuíto respaldado por el trabajo de un buen equipo dedicado al conocimiento del comportamiento humano. Lo que más me ha molado es lo siguiente, Made in Spain: Stop Tabaco Trainer. Lo tienes disponible en Android y en I-Phone. Es gratis; yo no gano dinero con esto, gilipollas.

Aunque el infierno son los demás, especialmente si estás dejando de fumar, no pude aislarme de la humanidad ni cometer un genocidio a gran escala. Esto me llevó a adoptar las siguientes medidas de contención:

  • Hice caso a los consejos de la puta app.
  • Evité beber durante el proceso, el alcohol desinhibe y muchas veces es la puerta de otros tóxicos.
  • Evité lugares y situaciones que mi cerebro asociaba a fumar, como salir a la puerta del trabajo para ver con ojos de corderito cómo fumaban mis compañeros (los muy hijos de puta).

En cuanto a la dimensión espiritual del ser humano, he de confesar que yo no soy religioso y cuando dejé de fumar ni siquiera había explorado el concepto. A día de hoy creo que la conexión con los demás y con algo superior a uno mismo es beneficiosa tanto para la salud en general como para reducir los niveles de estrés en particular. En algo estaremos de acuerdo: Más estrés, más mierda, más tabaco.

RESUMEN

Cuanto más me intereso por la psicología y por el funcionamiento de nuestro cerebro más convencido estoy de que nuestra mente nos cuenta cosas que no son verdad o que creemos que dirigen nuestra vida.

Con una buena estrategia, cuestionando lo que dábamos por cierto y trabajando duro podemos dejar de poner el culo para que nos la metan los que hacen del mundo un lugar peor. A partir de ahí, nosotros mismos podemos contribuir a una vida rica, sin los pulmones alquitranados y con más energía que nunca.

Aprende leyendo y échale huevos.
Un abrazo de El Páter.